Los “agallados” se ven en la cancha

Como Programa de Protección de Derechos (PRM), queremos compartir una positiva experiencia de ampliación del contexto terapéutico reparatorio desde la acción comunitaria, a través de la generación de un espacio de encuentro, diálogo e intervención participativa y colaborativa con los procesos de inclusión social necesarios para un desarrollo humano, local y territorial.

En este contexto, se espera que los niños, niñas, adolescentes (en adelante NNA) y sus familias reconozcan e incorporen nuevas miradas y desarrollen herramientas que les permitan construir estrategias de acción comunitarias basadas en la participación, pertinencia e interculturalidad.

Es así que, luego de abordar los intereses y evaluar el entorno y oportunidad, se organizó un encuentro deportivo donde todos fueron partícipes y asumieron un rol desde un trabajo colaborativo y responsable.

A propósito de la efervescencia que provocó la Copa América Chile 2015 y dado que los NNA del programa no quisieron quedar ajenos, se creó la “Copa Millantuy”, buscando entregar mayores espacios colectivos de terapia a los usuarios (as) del centro.

Como equipo creemos y postulamos la reparación[1] socio-comunitaria y que los procesos de interacción recursivos de nuestros niños son esenciales para el desarrollo de esta, ya que al compartir y reflejar sus historias individuales y familiares, conocerse y re-conocer sus habilidades y recursos, se provoca la sinergia necesaria para “Reparar”. Esto es, restituir la dignidad, vinculación, respeto, validación y reconocimiento desde un proceso social, que ocurre en el encuentro con otros. Se “Repara” con el NNA  y no al NNA.

Una vez asumido el proyecto, nos distribuimos tareas para cubrir todo el campo, al igual que un plantel de fútbol. Pero no había delanteros, defensas, mediocampista ni arqueros, sí un equipo humano que ejecutó acciones como organizar equipos, convocar a los usuarios y sus familias, a instituciones de la red como el programa Familias de Acogida Especializado Proyecta de la comuna de Castro, la coordinación con la Corporación Municipal, elaboración de diplomas y compra de insumos y apoyo logístico para que el evento cumpliera las expectativas de nuestros NNA.

Con la participación de 30 niños, niñas, adolescentes y familias de nuestro centro, pusimos en marcha un proceso clasificatorio compuesto por seis equipos mixtos, en el que todos jugamos y compartimos y donde la principal regla era pasarlo bien con los “otros”, desde el respeto, colaboración y solidaridad.

¿Cuál fue la evaluación? La actividad cumplió las expectativas de los NNA y sus familias y las nuestras. Todos obtuvieron diplomas y medallas de participación y nosotros, como equipo PRM, nos quedamos con el mejor trofeo: las sonrisas de los niños, la satisfacción de verlos disfrutar y el poder compartir, reír, jugar y, finalmente, confirmar que este partido lo jugamos entre todos.

[1]  Entiéndase Reparación, como Celebrar la Vida: recuperar la posibilidad de imaginar un futuro libre de la influencia del abuso, como un factor determinante en la estructuración de la propia vida, según lo postulado por Yvonne Dolan (1997) en su esquema de proceso de superación de los efectos del abuso sexual.

 

Adolfo Mariñanco (PRM Castro)

Adolfo Mariñanco Riffo, Trabajador Social PRM Ciudad del Niño-Castro